Ir al contenido principal

Condenado a ser libre

A mis veinte años, después de leer a Sartre sin entenderle demasiado, comprendí que la idea sarteana de que el hombre está condenado a ser libre era un magnífico punto de partida para enfrentarme al mundo. Así entendí mi condena como un ir desentendiéndome de los lazos sociales, de las diversas morales (las pacatas y las libertinas) impuestas a lo largo de los años, de las gabelas arbitrarias del poder en cada tranco político, de los absurdos religiosos, de los normalismos expresivos... En ese tono fracasé mil veces por ir a la contra, pero siempre empecinado en mi condena de libertad, siempre empeñado en el decir a mi bola, en hacer lo que me salía de las entrañas y en intentar ser ese otro de mí que no tenía nada que ver con el hombre anodino que se había diseñado para mí y para todos los jóvenes de mi generación. Y puedo jurar que en ocasiones llegué a ese estado de libertad, no sin sufrir golpes, agravios, insultos, puñaladas traperas... y no sin ser envidiado a veces por amigos y conocidos, que también es una carga, una jodida carga.
A mis casi sesenta tacos, aún ando empeñado en aquella miel, y, aunque adaptado por purita necesidad alimenticia, aún hago mis pinitos de condenado a ser libre. No me doblego ante el poder cercano o lejano, me la sudan las instituciones recaudatorias y su complejidad socioeconómica, escribo como me sale de la punta del capullo y hasta enfrento ideologías en una verdadera vorágine que me hace un ser de todo y de nada a la vez. Al día de hoy me fascina la muerte como resumen, me embebe la ayuda al otro como paso, me flipa el experimento literario y el artístico, me encanta jugar a crear y a destruir (a veces quemo mis escritos y mis cuadros para deleite absolutamente personal). Y tengo la certeza de que no soy nada, pero soy una nada bastante mejor aprovechada que otras nadas.
Lo único que me jodería de verdad es pasar de esta preciosa condena sartreana a ser libre a esa otra jodida posibilidad de una condena a ser libro.

Y eso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…